Entrenamiento complementario para Skateboard

En el deporte extremo del Skateboard se requiere mucha destreza para poder realizar con éxito todos los trucos, pero por otro lado, exige de fuerza y potencia que podemos entrenar con ciertos ejercicios que nos ayudarán a la hora de completar todos estos movimientos. A todos los skaters nos gusta ir con la tabla a practicar y practicar para mejorar, pero nos olvidamos que podemos realizar entrenamientos complementarios para este deporte, por lo que os aconsejamos que de vez en cuando dediquéis un tiempo a lo que os explicamos a continuación:

Ejercicios para entrenamientos complementarios del skateboard

Salto de potencia: en el skateboard es muy importante tener las piernas fortalecidas para aguantar la recepción de los trucos que hacemos sobre la tabla de skate. Por ello vamos a potenciar con este ejercicio el tronco inferior de nuestro cuerpo. Buscaremos un banco o muro un poco elevado y nos colocaremos delante de él. A continuación saltaremos con las dos piernas a la vez sobre el muro, recepcionaremos flexionando las piernas y mantendremos la espalda recta para no hacernos daño. Finalmente, de forma dinámica saltaremos hacia atrás para caer al suelo. Realizaremos este ejercicio cuatro veces con 12 repeticiones cada vez. Os dejamos un vídeo para que podáis ver visualmente cómo hacerlo, aunque en este caso, deberéis hacerlo más dinámico, sin pausa entre subir y bajar.

Lumbares: en este deporte se castiga mucho la parte lumbar de la espalda, por lo que tendremos que tenerla fortalecida si no queremos sufrir lesiones. Siempre que saltamos y caemos sobre la tabla necesitamos que los lumbares soporten el movimiento, por lo que es esencial ejercitarlos. Por eso mismo, el entrenamiento apropiado es tumbarnos en una zona elevada con la parte superior del tronco que quede colgando. Deberemos colocar las manos sobre la parte lumbar o en nuestro pecho o abiertas, subiremos nuestro tronco hasta quedar alineado con las piernas, bajaremos de nuevo y de forma dinámica subiremos otra vez. Realizaremos 4 series de 10 repeticiones. Os dejamos un vídeo del ejercicio.

Estocada: el skateboard, cómo hemos dicho, es un deporte que requiere potencia y equilibrio, así que vamos a realizar un ejercicio que combine ambas. Sujetaremos el skate con los brazos estirados y paralelos al suelo. Pondremos una pierna un poco por delante y la otra a un paso por detrás de nuestro centro de gravedad quedando casi estirada. Bajaremos el tronco flexionando la rodilla de la pierna adelantada y llevando la rodilla de la otra pierna hacia el suelo. Tened cuidado con la espalda, tiene que estar totalmente recta para no hacernos daño. A continuación subiremos de nuevo dejando estirada la pierna atrasada. Os dejamos un vídeo donde podéis ver el ejercicio completo, aunque tened en cuenta que también tendréis que sujetar la tabla con los brazos en paralelo al suelo.

Ya tenemos nuestro entrenamiento para el Skateboard, así que solo queda que lo pongáis en práctica para tener el cuerpo preparado para todos los trucos de este deporte.

Bowl, cómo entrar, girar y salir exitosamente

El Bowl, el lugar donde nace unas de las modalidades más fuertes del deporte del Skateboard. Todos hemos visto vídeos de piscinas delante de chalets en California o Skateparks con bowls cada cuál más grande, y nos entran ganas de llevarnos la tabla de skate, empezar a saltar y deslizarnos como los Pros. Pero, toda esa idea cambia cuando nos ponemos en el borde y miramos el desnivel que nos espera. Ese miedo es tu peor enemigo y es el que hará que caigas al suelo. Sin embargo, te traemos hoy unos consejos para que te inicies y logres tus objetivos.

Instrucciones para el bowl

En primer lugar, colocaremos la tabla en el borde con el tail encajado. Bien, ahora llega nuestro gran momento, lo mejor es que no dudes, pon tu pie delantero sobre los tornillos del nose y lleva el peso de tu cuerpo sobre ese pie. Lo más importante es que tu cuerpo esté en perpendicular a la superficie por donde bajas, como en la siguiente imagen:

Según empecemos a descender, deberemos flexionar levemente nuestras rodillas para bajar nuestro centro de gravedad y tener más control sobre el movimiento. Los pies deberemos situarlos en todo momento: el delantero sobre los tornillos del nose y el trasero encima del tail.

En este paso, podemos tener varios fallos: si tenemos nuestro cuerpo demasiado echado hacia atrás, según empecemos la rampa, nuestra tabla saldrá disparada hacia delante y nosotros caeremos al suelo. Este fallo surge normalmente por el miedo. En cambio, si decidimos echarnos demasiado por delante del eje, conseguiremos que la tabla se pique y caegamos de cara.

 

Una vez conseguida la primera etapa, nos encontramos con que hemos superado la primera rampa y vamos a recepcionar con la parte más baja del Bowl, es decir, otro cambio de suelo. Para ello, acordaros en todo momento de acompasar el cuerpo perpendicular con el suelo. Dado que es un cambio bastante rápido, nos ayudaremos de estirar levemente nuestras piernas haciendo fuerza con los pies para aguantar y dar firmeza a las ruedas (Con el tiempo es una forma de darnos incluso más impulso).

Los fallos que podemos tener son los mismos que en la primera parte, por lo que intentad evitarlos.

El siguiente reto que nos encontramos es la subida de la segunda cuesta. Para esto, deberemos volver a flexionar ligeramente las rodillas y de nuevo, mantener nuestra linea del cuerpo en perpendicular a la superficie.

La última etapa de este recorrido es cuando nuestra aceleración se reduce a cero y nos frenamos en la última rampa, para después descender otra vez. Para todos vosotros que os estéis iniciando, este paso os costará bastante, ya que seguramente no tengáis controlado patinar de fakie. Podéis practicar este movimiento en rampas pequeñas y con muy poco desnivel, hasta que os acostumbréis.

Para evitar los errores esta vez, deberéis cambiar el peso de vuestro cuerpo hacia el tail justo cuando os paréis.

Cómo girar

Una vez que tengamos controlado ir de una rampa a la otra del Bowl, podemos pasar a la siguiente etapa: girar. Este movimiento lo realizaremos cuando estemos en el punto más alto de la rampa, donde justo nos vamos a parar. Podemos hacerlo de frontside o de backside, aunque este último es más sencillo para empezar.

Para completar el giro deberemos hacer lo siguiente:

Llegamos al punto más alto.

Giramos nuestra cabeza para mirar en dirección contrario (la dirección a la empezaremos a ir después de este movimiento).

Giraremos nuestro tronco superior con ayuda de la inercia de nuestros brazos y hombros.

A continuación, empezaremos a pivotar sobre las ruedas traseras para que gire el nose hasta igualar los hombros con la tabla y completemos el giro.
En este momento, igual que cuando entramos al Bowl, echaremos el peso del cuerpo sobre el nose para descender de cara a la pendiente.

El giro podemos practicarlo en un suelo plano y pivotando sobre las ruedas delanteras. Cuando vayamos controlando el movimiento, practicaremos en una rampa con poco desnivel, pero realizaremos un giro de menos de 180 grados. A continuación, iremos aumentándolo hasta lograr los 180 grados que necesitamos en el Bowl.

Cómo impulsarnos (Pump)

Una vez que los pasos anteriores los tengamos bastantes controlados, se nos quedará corto lo que hacemos, ya que seguramente perdamos potencia poco a poco dentro del Bowl hasta que nos quedemos parados y vuelta a empezar. Para evitar esto, deberemos impulsarnos en las rampas.

Este paso es bastante simple por lo que no os costará. Cuando llegamos al punto máximo de la rampa estiraremos las piernas, nos daremos un impulso hacia delante, volviendo a flexionar las piernas, para finalmente volver a estirar las rodillas levemente. Es tan simple como si pones los pies en el suelo e intentas empujar la tierra sin separar las plantas de los pies.

Cómo salir del bowl

La salida se puede hacer de diversas maneras, pero existen dos que son las más comunes y sencillas. La primera de ellas, es salir con el pie delantero. Para conseguirlo deberemos llevar suficiente velocidad para que podamos poner nuestro pie en el borde de la rampa. Por lo tanto, una vez que estemos llegando al punto más alto con la inercia de nuestra aceleración, sacaremos el pie delantero de la tabla y pisaremos en el borde para ponernos de pie, mientras cogemos nuestra tabla de Skateboard, que saldrá volando hacia fuera.

La segunda manera de salir es con un Ollie. Este método es más complicado que el anterior, ya que deberemos llevar más velocidad y completar un ollie, que al principio no es tarea fácil. Si queremos practicar esta salida, podemos hacerlo en pequeñas rampas hasta que lo tengamos bajo control.

Ahora solo os queda buscar vuestra tabla e iros a un Bowl a practicar y disfrutar.

Skateboard. Historia del Skate

Nadie sabe con precisión cómo y cuando comenzó el skateboarding. Según la leyenda popular, fueron surferos californianos los que hacias los años cincuenta, montaron ruedas de patines sobre tablas para bajar rodando por las pendientes, imitando el surfing cuando no había suficiente oleaje en el mar. Era un tipo de skateboard muy rudimentario, que poco se asemeja al skateboard que practicamos hoy en día. Los materiales empleados eran tan primitivos que no le permitían a uno más que deslizarse por la aceras y autodenominarse sidewalk surfer. Las ruedas, por ejemplo, eran de metal y derrapaban indefectiblemente en las esquinas. La moda duró muy poco.

Se dice que fue el poliuretano el que revolucionó el mundo del skate. A principios de la década de los setenta, el norteamericano Frank Nashworthy tuvo la idea de emplear el poliuretano en la construcción de las ruedas. El poliuretano tiene una increible capacidad de adherencia al suelo (de madera, metal, cemento u hormigón) y permite mayor velocidad en comparación con otros materiales.

Fue entonces cuando se produjo el boom del skateboarding. En los Estados Unidos llegó casi a convertirse en el deporte nacional de la juventud, y se extendió a continuación al resto del mundo. Su popularidad sentó la base para el desarrollo de una enorme industria. A su vez, esto generó dinero para el skate, que se convirtió en un deporte formal, con campeonatos, profesionales, equipos de marcas, publicidad, revistas especializadas, etc. Se empezó practicando slalom, downhill y freestyle. Pero pronto surgió el vertskate, que no tardó en convertirse en la modalidad de skate más practicada. Vert es la abrevitura de Vertical. Se supone que empezó en las enormes tuberías de cemento y las piscinas vacias de California, que a menudo son curvas en su interior. Aquí se descubrió por primera vez la sensación de volar que da el skate en la vertical de la rampa, y fue entonces cuando empezaron a construirse grandes espacios curvos de cemento especialmente diseñados para el skateboard. Conocidos como skateparks, proliferaron por todo el mundo.

Inexplicablemente, el interés por el skateboarding se extinguió súbitamente hacia principios de los ochenta. Los skateparks dejaron de ser rentables y casi todos tuvieron que cerrar; lo mismo ocurrió con numerosas marcas y revistas especializadas, reduciéndose el número de aficcionados al mínimo. Pero el skate no desapareció. El deporte en sí, el arte, o como lo queráis llamar, evolucionó con gran celeridad. El skateboarding, que había nacido en los años setenta, estaba madurando y llegó a forjarse su identidad en aquellos años de vacas flacas. Así, a principios de los ochenta, se inició el tipo de skate que conocemos hoy en día.

Se desarrollaron los monopatines de freestyle, y esta modalidad agrupó nuevos y sofisticados trucos. Los antiguos vertskaters se salvaron gracias a las rampas. Una rampa es una estructura de madera relativamente barata y fácil de construir. Este tipo de estructuras tuvieron una gran acogida en Europa, pues el skate no generaba el dinero suficiente como para construir los costosos skateparks de cemento. En las rampas, el skate tuvo su renacimiento, en concursos, profesionales, etc.

Pero como hemos dicho, lo más importante que ocurrió en ese período fue probablemente que el skate se encontró así mismo. En los años setenta todo había ido demasiado rápido. Era, al mismo tiempo, una moda, una empresa lucrativa y un deporte juvenil. Se entendía el skateboarding de la misma manera que los deportes tradicionales y los campeonatos se celebraban siguiendo el modelo de los de patinaje sobre ruedas, tanto en la forma como en la puntuación. La irrupción del skateboarding de rampa, supusó que este deporte se englobase dentro de los deportes extremos.

A principios de los ochenta, pues, sólo quedaban unas pocas empresas serias y algunos skaters incondicionales, y en esta atmósfera íntima, densa y creativa nació la cultura del skateboarding actual, con su música propia, tipo de ropa y lifestyle. Un claro ejemplo de esta tendencia es la aparición, en aquellos tiempos, de la modalidad de streetskate. Esta modalidad no era más que la evolución del skate como medio de transporte rápido, de esta forma, los skaters empezaron a desplazarse por las calles subidos en sus tablas de skateboards y aprovechando las aceras, barandillas, rampas y desniveles, para practicar trucos. Por su gran comodidad, no necesitas más que una tabla y la calle, es la más practicada actualmente.

Hacia 1985, la popularidad del skate fue creciendo paulatinamente hasta extenderse por todo el mundo, llegando hoy en día a representar una industria que mueve cientos de millones anualmente.

En septiembre de 2015, el Comité Organizador de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 propuso al skate entre los nuevos deportes olímpicos incluidos en su programa. Se competirá en las modalidades de streetskate y vertskate., diferenciando entre hombres y mujeres.

Skateboard, cómo limpiar la lija

Una vez que llevamos tiempo practicando Skateboard nuestra tabla estará bastante sucia y especialmente nuestra lija que habrá acumulado polvo, por lo que necesitará de una limpieza para que vuelva a agarrar bien, ya que con suciedad pierde bastante eficacia. Por lo general, se recomienda cada cierto tiempo llevar a cabo un mantenimiento de la lija para su mayor duración, se tarda poco tiempo y simplemente por ser nuestra compañera en este deporte merece la pena hacerlo. Vamos a ver los pasos a seguir para limpiarla.

Material

Cepillo    Detergente Líquido    Tabla de Skateboard

  • Debe ser un cepillo blando para que al raspar no rompa la lija, como puede ser uno de plástico, pero no uno de metal.
  • Podemos usar el detergente que solemos usar en casa.

Pasos

  • Pondremos la tabla sobre el lavadero o sobre una mesa para que la tabla esté recta.
  • A continuación, humedeceremos el cepillo y lo pasaremos por la lija para quitar parte del polvo superficial.
  • Después, echaremos unas gotas de detergente líquido por la lija sin excedernos en la cantidad, con dos en el nose, otras dos para el medio de la tabla y para el tail lo mismo es suficiente.
  • Terminado esto volveremos a humedeceremos el cepillo y frotaremos la superficie de la lija para quitar la suciedad creando espuma sobre ella.
  • Una vez que pasemos el cepillo por la tabla y la tengamos cubierta de espuma, deberemos secarla a la vez que retiramos la espuma con papel higiénico o un paño con cuidado. Tendremos que ponerlos encima de la lija y pasaremos el cepillo para ejercer un poco de presión al paño o papel para que absorba mejor.
  • En el caso de que encontremos alguna burbuja por debajo de la lija solo tenemos que presionar para expulsar el aire.
  • Finalmente, dejaremos secar completamente, que ya la tendremos limpia, para volver a patinar.

Os dejamos un vídeo para que podáis visualizar mejor.

Si queréis saber más sobre este deporte entrad aquí: Skateboard

Cómo se fabrican las tablas de skateboard

El Skateboard ha ido evolucionando con el tiempo, se han creado nuevos estilos de patinar y con ellos diferentes modelos de tablas para este deporte.

Actualmente, debido a esta progresión los skaters demandan que la forma y los materiales de su tabla de skate sean más técnicos, no es lo mismo una tabla de street, longboard, descenso, freestyle o dancing, cada día el nivel sube y se requiere la mejor calidad de producto. Por otro lado, a la hora de fabricar las tablas, los pilares más importantes que tenemos que tener en cuenta son la forma, la flexibilidad y la resistencia, es lo que básicamente diferencia unas de otras.

Pero, ¿quién se ocupa de fabricar estas tablas? ¿cómo consiguen adaptarlas a las necesidades de cada rama de este deporte? A continuación PRO MODEL DECK, uno de los fabricantes de tablas con mayor notoriedad en España, nos explica cómo se fabrican:

Fabricación de tablas de skate

En la actualidad hay multitud de disciplinas para el deslizamiento sobre tabla con ruedas, en esta ocasión vamos a centrarnos en la fabricación de las tablas de skate más técnicas, utilizadas en skateparks, rampas, barandillas, saltos y trucos de calle.

La tabla de skate street de alta calidad se fabrica con madera de arce canadiense laminada en 7 capas de poco más de 1mm. de espesor.

En primer lugar se apilan las 7 láminas en su orden correspondiente. Las láminas número 3 y 5 tienen el sentido de la veta en horizontal para conseguir una mejor resistencia y flexibilidad. Cada una de las capas es aplicada con un adhesivo de resina epoxy en ambas caras. A continuación se introducen en la prensa durante unos 15 minutos.

Una vez ha secado el pegamento la tabla pasa un proceso de secado de unos 7 días mínimo para que salga toda la humedad del interior que haya sido producida por la resina epoxy. Pasada una semana la tabla ya está lista para trabajar sobre ella, en primer lugar se le realizan los 8 agujeros con una máquina perforadora de manera simultánea para evitar errores de medida.

La tabla ya está lista para cortar con la forma determinada, con el nose y el tail ovalados para facilitar los trucos más técnicos. Este proceso se puede hacer de manera manual utilizando una plantilla o automático con brazo robótico.

Tras el corte, llega el momento del lijado para redondear los cantos. Esto hace que sean más resistentes a los golpes y evita las posibles astillas.

El barnizado se aplica para proteger la tabla de la humedad, mejorar el acabado y facilitar la posterior impresión del gráfico.

El gráfico es una parte bastante importante en el acabado final de la tabla de skate. Aunque si bien no es un elemento necesario para la práctica de este deporte, sí le da un valor añadido que el cliente final aprecia a la hora de elegir el que más se ajusta a su estilo. Hace años el gráfico venía impuesto por las marcas que producían sus ilustraciones y estampados inspirados en los riders que la representaban. El print tradicional era mediante serigrafía tradicional.

Actualmente para grandes producciones se utiliza una técnica llamada hot transfer. Se trata de un polímero que transfiere el gráfico a la tabla mediante calor y presión. A día de hoy es posible tener tu propio gráfico en tabla de skate totalmente personalizado y exclusivo. Esto es posible a una innovadora técnica de impresión digital de alta definición que, además de mejorar el deslizamiento de la tabla sobre barandillas y bordillos, aumenta la durabilidad de la impresión por mucho más tiempo. La tabla ya está lista para ser retractilada, empaquetada y enviada a la distribuidora, tienda o cliente final.

Como podemos ver es un proceso bastante complejo, pero con fabricantes como PRO MODEL DECK podemos conseguir una calidad de las tablas excelente. Si queréis tener una tabla única con un diseño propio, desde el equipo de XPORTS os recomendamos PRO MODEL DECK, saben entender este deporte y su filosofía de tu skate es único siempre la cumplen.