Bowl, cómo entrar, girar y salir exitosamente

El Bowl, el lugar donde nace unas de las modalidades más fuertes del deporte del Skateboard. Todos hemos visto vídeos de piscinas delante de chalets en California o Skateparks con bowls cada cuál más grande, y nos entran ganas de llevarnos la tabla de skate, empezar a saltar y deslizarnos como los Pros. Pero, toda esa idea cambia cuando nos ponemos en el borde y miramos el desnivel que nos espera. Ese miedo es tu peor enemigo y es el que hará que caigas al suelo. Sin embargo, te traemos hoy unos consejos para que te inicies y logres tus objetivos.

Instrucciones para el bowl

En primer lugar, colocaremos la tabla en el borde con el tail encajado. Bien, ahora llega nuestro gran momento, lo mejor es que no dudes, pon tu pie delantero sobre los tornillos del nose y lleva el peso de tu cuerpo sobre ese pie. Lo más importante es que tu cuerpo esté en perpendicular a la superficie por donde bajas, como en la siguiente imagen:

Según empecemos a descender, deberemos flexionar levemente nuestras rodillas para bajar nuestro centro de gravedad y tener más control sobre el movimiento. Los pies deberemos situarlos en todo momento: el delantero sobre los tornillos del nose y el trasero encima del tail.

En este paso, podemos tener varios fallos: si tenemos nuestro cuerpo demasiado echado hacia atrás, según empecemos la rampa, nuestra tabla saldrá disparada hacia delante y nosotros caeremos al suelo. Este fallo surge normalmente por el miedo. En cambio, si decidimos echarnos demasiado por delante del eje, conseguiremos que la tabla se pique y caegamos de cara.

 

Una vez conseguida la primera etapa, nos encontramos con que hemos superado la primera rampa y vamos a recepcionar con la parte más baja del Bowl, es decir, otro cambio de suelo. Para ello, acordaros en todo momento de acompasar el cuerpo perpendicular con el suelo. Dado que es un cambio bastante rápido, nos ayudaremos de estirar levemente nuestras piernas haciendo fuerza con los pies para aguantar y dar firmeza a las ruedas (Con el tiempo es una forma de darnos incluso más impulso).

Los fallos que podemos tener son los mismos que en la primera parte, por lo que intentad evitarlos.

El siguiente reto que nos encontramos es la subida de la segunda cuesta. Para esto, deberemos volver a flexionar ligeramente las rodillas y de nuevo, mantener nuestra linea del cuerpo en perpendicular a la superficie.

La última etapa de este recorrido es cuando nuestra aceleración se reduce a cero y nos frenamos en la última rampa, para después descender otra vez. Para todos vosotros que os estéis iniciando, este paso os costará bastante, ya que seguramente no tengáis controlado patinar de fakie. Podéis practicar este movimiento en rampas pequeñas y con muy poco desnivel, hasta que os acostumbréis.

Para evitar los errores esta vez, deberéis cambiar el peso de vuestro cuerpo hacia el tail justo cuando os paréis.

Cómo girar

Una vez que tengamos controlado ir de una rampa a la otra del Bowl, podemos pasar a la siguiente etapa: girar. Este movimiento lo realizaremos cuando estemos en el punto más alto de la rampa, donde justo nos vamos a parar. Podemos hacerlo de frontside o de backside, aunque este último es más sencillo para empezar.

Para completar el giro deberemos hacer lo siguiente:

Llegamos al punto más alto.

Giramos nuestra cabeza para mirar en dirección contrario (la dirección a la empezaremos a ir después de este movimiento).

Giraremos nuestro tronco superior con ayuda de la inercia de nuestros brazos y hombros.

A continuación, empezaremos a pivotar sobre las ruedas traseras para que gire el nose hasta igualar los hombros con la tabla y completemos el giro.
En este momento, igual que cuando entramos al Bowl, echaremos el peso del cuerpo sobre el nose para descender de cara a la pendiente.

El giro podemos practicarlo en un suelo plano y pivotando sobre las ruedas delanteras. Cuando vayamos controlando el movimiento, practicaremos en una rampa con poco desnivel, pero realizaremos un giro de menos de 180 grados. A continuación, iremos aumentándolo hasta lograr los 180 grados que necesitamos en el Bowl.

Cómo impulsarnos (Pump)

Una vez que los pasos anteriores los tengamos bastantes controlados, se nos quedará corto lo que hacemos, ya que seguramente perdamos potencia poco a poco dentro del Bowl hasta que nos quedemos parados y vuelta a empezar. Para evitar esto, deberemos impulsarnos en las rampas.

Este paso es bastante simple por lo que no os costará. Cuando llegamos al punto máximo de la rampa estiraremos las piernas, nos daremos un impulso hacia delante, volviendo a flexionar las piernas, para finalmente volver a estirar las rodillas levemente. Es tan simple como si pones los pies en el suelo e intentas empujar la tierra sin separar las plantas de los pies.

Cómo salir del bowl

La salida se puede hacer de diversas maneras, pero existen dos que son las más comunes y sencillas. La primera de ellas, es salir con el pie delantero. Para conseguirlo deberemos llevar suficiente velocidad para que podamos poner nuestro pie en el borde de la rampa. Por lo tanto, una vez que estemos llegando al punto más alto con la inercia de nuestra aceleración, sacaremos el pie delantero de la tabla y pisaremos en el borde para ponernos de pie, mientras cogemos nuestra tabla de Skateboard, que saldrá volando hacia fuera.

La segunda manera de salir es con un Ollie. Este método es más complicado que el anterior, ya que deberemos llevar más velocidad y completar un ollie, que al principio no es tarea fácil. Si queremos practicar esta salida, podemos hacerlo en pequeñas rampas hasta que lo tengamos bajo control.

Ahora solo os queda buscar vuestra tabla e iros a un Bowl a practicar y disfrutar.